Seguro que en tu infancia alguna vez acompañaste a algún familiar a comprar en la Plaza de Abastos de Pontevedra. Nosotros lo hacíamos y nos encantaba: subir y bajar las escalinatas, el bullicio, los colores de las flores, la variedad de pescados de los que ni sabíamos el nombre, los mariscos frescos que se movían en el puesto y esa carne que luego nos preparaban para chuparse los dedos…era una experiencia para los cinco sentidos.
Pero claro, nos vamos haciendo mayores y comienza el ajetreo: estudios, trabajo, planes con amigos y familia, viajes…¿de dónde saco el tiempo para ir a la Plaza?, igual un sábado por la mañana, pero ¡qué pena no poder disfrutar de los productos que se ofrecen por la semana!, si es que esa calidad y frescura no la hay en otro sitio…
Pues eso mismo pensamos nosotros, y por ello iniciamos este proyecto con muchísima ilusión.
Durante la pandemia muchos placeros facilitaron su teléfono para poder hacer pedidos, fue una iniciativa muy buena, pero ellos tenían mucho trabajo entre las personas que atendían presencialmente y las llamadas/mensajes…y los consumidores si, por ejemplo, queríamos carne y pescado, teníamos que hacer dos llamadas y los pedidos llegaban a horas diferentes…no era ni muy práctico ni muy ecológico.
¿y si creamos una plataforma online donde se pueda hacer la compra de los productos de la Plaza de Abastos?, se nos ocurrió esta idea y durante el desconfinamiento empezamos a hablar con los placeros. De estas conversaciones surge Ponteabastos, un canal de venta nuevo para la Plaza de Abastos, que aporta una vía moderna y cómoda para los que, como nosotros, no podemos acercarnos durante las mañanas a la Plaza, podamos disfrutar de los productos y comer un poquito más sano.